BoliviaNoticias

Ayala y Maire, las bolivianas con voz y voto en los Óscar

La cineasta y la productora fueron invitadas a formar parte de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, entidad que elige quién se lleva los premios.

Página Siete  / La Paz

“Me desperté con la noticia de que me han invitado como miembro de la Academia de Artes Pictures. Estoy feliz de ser reconocida entre mis compañeros, mis hermanas y hermanos cineastas. Pero más que nada quiero agradecer a mis antepasados, ya que estoy caminando sobre sus hombros”, escribió ayer una emocionada Violeta Ayala, minutos después de enterarse que había sido invitada a formar parte de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas.

Esta entidad es uno de los referentes del cine mundial y es la encargada de elegir a los nominados —y finalmente a los ganadores— de los premios Óscar. No es de extrañar que la cineasta se sintiera conmovida por la noticia, especialmente si se trata de una de las primeras integrantes de Bolivia y la primera de origen quechua.

“Estoy aquí y mi papel es contar nuestras historias y descolonizar nuestros medios. Estoy construyendo el mundo que imaginamos”, recalcó, en el mismo mensaje.

Nieta de Vitaliano Grageda, importante dirigente de la Csutcb, aseguró en una pasada entrevista con Página Siete que  la firmeza de su identidad viene de una familia con  un fuerte compromiso político y que en su línea materna mantiene el quechua como marca de su origen. “Al dejar el país no tenía  una imagen idealizada del extranjero, porque yo siempre he sabido de dónde vengo”, explicó.

Su primer largometraje fue Stolen, en 2009, el cual no solo catapultó su carrera en el mundo del cine, sino que levantó tal polémica que logró que la esclavitud sea criminalizada en el Sáhara occidental y en los campamentos de refugiados Saharawis en Argelia.

A éste le siguieron tres nuevos éxitos: The Bolivian Case (2015), The Fight (2017) y Cocaine Prison (2017).

“Hago cine porque es la manera en la que le doy sentido a mi existencia. Soy contadora de historias y en este caso el cine es mi herramienta. No creo en el arte de ser por ser, tiene que cuestionar, molestar y también dar esperanza”, apuntó la cochabambina.

“Buscadora de joyas”

La productora Gabriela Maire también fue invitada este año a formar parte de la Academia, junto a su socio en Zafiro Cinema, el mexicano Edher Campos.

Entre las últimas obras producidas por la paceña se encuentran Las Niñas Bien y La Caridad. En Bolivia, uno de sus proyectos más reconocidos es Zona Sur, la cinta dirigida por Juan Carlos Valdivia.

“Y así, un día, estos dos buscadores de joyas fueron invitados a ser miembros de la Academia de Hollywood. (…) Que viva el cine del mundo”, celebró Maire.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar